17 de mayo de 2017

Somos bichos raros



Cuando nos adentramos en el camino de la evolución de la conciencia, muchas veces entramos en conflictos con situaciones que parecen estar fuera de sintonía con lo que venimos practicando. Ya dejamos de actuar o accionar de manifiesta forma errónea, comenzamos a respetar la vida del universo, nos volvimos vegetarianos, practicamos yoga, dejamos de enfadarnos, guardamos el instinto asesino en el cajón, meditamos, dejamos de ver la paja en el ojo ajeno para ver la viga en el propio, cantamos mantras, nos volvemos más saludables, quizás somos veganos, no imponemos nuestras creencias, miramos nuestro ombligo desde un lugar de responsabilidad, observamos las sombras- las propias en los otros -; nos adentramos, nos comenzamos a conocer, incluso a tenernos cariños, nos sentimos contentos, sin motivo exterior... pero la vida sigue siendo un caos....

¿Qué estamos haciendo mal? ¿Por qué no llegan en cascadas abundantes los billetes? ¿Por qué la productividad de nuestro esfuerzo diario no genera un sustento próspero? ¿Por qué las cosas no salen cómo queremos? ¿Por qué si somos buenas personas no nos va todo tan bien? ¿Por qué a fulano o a mengano que son unos hijos de puta el dinero les baila la danza del vientre todos los días frente a sus ojos? ¿Por qué los demás que les importa un carajo de las demás personas tienen la suerte que no tenemos? 
¿Por qué los otros que comen carne, grasa, lácteos, no se enferman? ¿Por qué los infieles no tienen cuernos? ¿Por qué los ególatras carecen de problemas para conciliar el sueño? ¿Por qué los que mienten tienen fanáticos que los siguen?  
¿Por qué mierda siendo tan buena persona me va del culo? ¿Por qué si hago todo lo que dicen los maestros iluminados que debo hacer mi vida no es lo que anhelo?

UN MOMENTO.... ¿Quién habla ahí? ....¿De quién es ese discurso quejumbroso? --- Es mío... soy yo...el EGO.... el ego de todos los que transitan el nuevo camino... hago sacrificios impensables para lograr la paz, la felicidad, y el bienestar.... y todo exactamente sigue igual... la misma pinche suerte...nada cambia...

UN MOMENTO... ¿Nada cambia? ¿Nada? ... Bueno sí... algo en realidad... cuando no me dan estos ataques monologuistas... suelo disfrutar de pequeñeces que eran invisibles a mis ojos... y me gustan... me he liberado del pre-concepto que los otros puedan ponerme; y en la mayoría de las veces no siento aprehensión por ser amado. Pero de todos modos no consigo lo que quiero.... consigo lo que ni siquiera pensaba conseguir... prefiero vivir en el estrés, no disfrutar de pequeñas cosas, vivir sujeto de la aprobación de los demás, apegarme a las relaciones, y tener DINERO... COSAS MATERIALES... SER FELIZ TENIENDO TODO...

UN MOMENTO... ¿Todo? No todo: No... sólo lo que DESEO... lo que QUIERO...lo que se me ANTOJA...

UN MOMENTO... Así no funciona...

Somos bichos raros... estamos formados por un EGO "es identidad que reconoces al mirarte al espejo y que se queja, ama, sufre, goza, COMPARA y DESEA" y por un ALMA " cuerpo superior que no habita la dimensión de la materia, es de una energía más sutil y por lo tanto no tan densa como el cuerpo físico"
Cuando dentro de nosotros llega el "llamado" y comenzamos a indagar nuevas formas de relacionarnos con la realidad de siempre cometemos el error de creer que el llamado nos va a salvar a nivel del ego... es decir que todo lo que queremos a nivel del Ego se hará realidad, pero en verdad hemos sido puestos acá para evolucionar el alma, y muchas veces los aprendizajes del alma no son las lecciones que el Ego quiere vivir, ni los sueños del EGO son los sueños del alma.
Poder comprender esto servirá para observar que quién se queja de todo lo que no logras es simplemente tu EGO, esa personalidad finita y mortal, que es para el alma lo que es para tu ego una camiseta. 
Volverte a tu esencia es volverte inspirado, es decir en espíritu es comenzar a entrar en armonía con las leyes universales, dejar de resistir (Ego), y fluir con la vida. No se trata de lograr lo que queremos, se trata de renunciar a querer. Para el Ego puede resultar incomprensible; lo sé. El mío se ha puesto más de mil veces loco; hasta que poco a poco va entendiendo.
Cuando aprendemos a renunciar al anhelo, al deseo, al quiero, quiero, quiero.... aparece la luz de la sabiduría... pasamos de la resistencia egoica, a formar parte del todo....¿Crees que las gotas de lluvia quieren estamparse en el pavimento? O ¿Las hojas amarillas soltarse de los árboles? o ¿Las vacas transformarse en bistec?... ¿Por qué creemos que todo lo que es ajeno a nosotros puede vivir en el mundo de la no satisfacción personal subjetiva? Eso para el resto está bien; pero ¿Para los humanos?... la vida es un escenario de evolución, todo lo que está en materia tiene alma informada, y a través de las diferentes vidas del alma va evolucionando. 
No somos nosotros como alma, es un alma que hoy nos usa a nosotros para aprender. Que ha elegido el traje que somos en este nivel físico, pero el alma no nos pertenece, ella viene vistiéndose de con diferentes disfraces desde hace mucho tiempo. Comprender que estamos integrados por "lo que nos gustaría" y " por la búsqueda de la verdad," nos despoja de la culpa que en el plano físico el EGO compra por no lograr sus objetivos. 
Quizás esos objetivos -inclusos los más nobles - no son parte del aprendizaje del alma. El trascender las enseñanzas no es una cuestión de moral o ética. No sufrimos, o vivimos cosas dolorosas porque somos buenos o malos; sólo porque esas son las asignaturas que vino el alma que nos posee a aprender.
Incluso para nivel del alma no hay bueno ni malos; porque no hay dualidad, sólo actores haciendo lo que deben hacer para que el alma logre su maestría. 
¿Quieres saber más?
Si te interesa conocer más acerca del nuevo paradigma de la vida, si tienes interés en comprender las lecciones del alma, y educar a tu ego para disfrutar tu estancia en este camino, te invito a participar del taller MERECIMIENTO Y PROSPERIDAD. 
Solicita informes por inbox. 







0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Un blog se nutre de comentarios, deja tu huella, muchas gracias por compartir!