23 de enero de 2019

Aliviar el estrés cotidiano en minutos


 Preámbulo... hace mucho que no escribo..me he abocado a leer mucho más, a seguir aprendiendo...y me he reencontrado con técnicas, arte y conocimiento que empleaba en forma intuitiva, como al descuido y que ahora sé que son herramientas energéticas que todos poseemos pero al desconocer en forma racional no sabemos aprovechar.  Por eso hoy empezaré por compartirles algunos tips para emprender lo cotidiano y la rutina armonizados.

PUNTOS PARA ALIVIAR LE ESTRÉS

Hace días un buen amigo me dijo "Pero, se vale quejarse, no?"... y a lo que respondí " a mí hacerlo me deja mucho en la misma órbita".... y me quede pensando en eso... durante mucho tiempo nuestra cabeza, la mente racional se transforma como en un canica dentro de una caja de zapatos vacía que un gigante mueve de un lado a otro, así la canica recorre los espacios, va y viene, sin rumbo exacto, para un lado y para otro; así nosotros en nuestra caja de creencias, yendo y viniendo, pensando y enfocados en los sucesos que no acontecen como deseamos y reforzando creencias que limitan nuestra abundancia de lo mejor. Enfrascados en la queja, lanzamos un pensamiento que se vivencia como un sentimiento que despierta una serie de neurotransmisores químicos que comienzan a viajar en forma de mensajeros biológicos moleculares dentro de nosotros, intoxicando el organismo; dado que siempre estamos con la respuesta orgánica del estrés activo: preparados para atacar, huir o bloquear. Vivir con el fantasma del miedo, del temor, del no poder, de cómo le vamos a hacer, de cómo vamos a seguir; es equivalente a vivir con un león hambriento persiguiéndonos para ser su cena. Y lo peor es que estamos tan acostumbrados a ello, que día con día lo hacemos, e incluso le ponemos nombre al león. 
Pero al vivir desenfocados, y fuera de todo contexto de adaptación, la creatividad y el centro energético del cuál emana "chakra umbilical" se bloquea y no podemos establecer ningún puente o lazo para generar respuestas o soluciones creativas a las situaciones que vivimos. Desencadenamos en mal humor, angustia, ansiedad, enojo, que se traduce en gastritis, colitis, hipertensión, dolores articulares, migrañas, insomnio. Y día con día, van aumentando nuestras dolencias porque no sabemos cómo parar. 
Debilitamos todo nuestro sistema inmunológico, y el sistema energético (el combustible de nuestra vida) y caemos agotados. 
Por tanto te invito a practicar este simple y PRÁCTICO ejercicio.
1) Presionar con dedo índice y medio en los puntos arriba de la ceja, mientras se toma una respiración profunda y se exhala pausada y serenamente. 
2) Apoyar la palma de una mano sobre la frente y la otra en la nuca. Armonizar entre 3 a 5 minutos. Con este ejercicio se enfría literalmente la cabeza.
Recuerda que la práctica hace al monje.... practica, practica, practica.
Esto te ayudará a salirte de tu forma habitual de responder frente a la vida... Adicional a estos ejercicios otra manera de armonizarte es tomando tu dedo pulgar, sosteniéndolo amorosamente hasta que sientas que pulsa, en una herramienta de Jin Shin Jytusu, regula estómago y bazo y serena y aleja la preocupación. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Un blog se nutre de comentarios, deja tu huella, muchas gracias por compartir!